IRÁN, LA ANTIGUA PERSIA